¿Sabías que tu salud depende de la calidad de tu «terreno» interno?

alkaline care

Espero que el tema que traigo hoy te interese tanto como a mí.

Hoy te quiero hablar de la noción de “terreno” interno, un concepto muy relevante en estos tiempos que corren.

¿Qué es realmente el terreno interno?

La palabra terreno proviene del latín, “terrenum”, que quiere decir “producido en la tierra o de la tierra”, es decir, se refiere a un espacio de tierra de algún tipo, una zona geográfica (orgánica, fisiológica o anatómica) donde se desarrolla un ser.

Cuando nos referimos al terreno, específicamente en el cuerpo humano, nos estamos refiriendo a todos los fluidos corporales que bañan los tejidos y órganos, y muy especialmente, al plasma humano y al espacio extracelular, el espacio que rodea todas las células del cuerpo.

En el artículo anterior estuve hablando extensamente sobre la importancia del sistema linfático y el fluido intersticial o espacio extracelular, te animo a que lo leas si todavía no lo has hecho.

Al hablar de terreno humano me gusta mucho compararlo con el agua de mar ya que el ecosistema marino y su equilibrio mineral es prácticamente idéntico al medio interno humano. A eso volveremos dentro de un rato, pero primero me gustaría comentarte el concepto de homeostasis que se refiere al mantenimiento del medio interno de manera que este esté estable independientemente de las fluctuaciones externas.

El concepto de medio interno estable fue introducido por Claude Bernard en 1.865. Y es que en verdad el concepto de homeostasis significa ni más ni menos que el cuerpo busca su propio equilibrio y hará lo que sea necesario para conseguirlo. Podríamos entonces considerar el medio interno o terreno como formado por un conjunto de líquidos que circulan y rodean a todas las células.

Este medio interno es un lugar de intercambio de metabolitos, de energía y de información. La composición, estructura y equilibrio del medio interno, es decir su homeostasis, dependen totalmente de la actividad celular. Y a la vez, la calidad del funcionamiento celular depende de la integridad del medio interno.

El medio interno ocupa un lugar único en fisiología y el concepto de homeostasis está ligado a él y es imprescindible, y aunque es algo pasivo, es decir que no produce nada en sí mismo, tampoco es un órgano siendo importante destacar que todas las funciones corporales suceden y se construyen en este medio.

Y hablando del cuerpo humano, por terreno se entiende el  conjunto de predisposiciones que tiene una persona a desarrollar ciertos tipos de patologías. Su estado reflejaría perfectamente la salud del propio organismo e indicaría como he dicho sus predisposiciones.

Y ahora que te he explicado la teoría básica déjame decirte que nuestro fluido intersticial (líquido que rodea las células) o tercer sistema como fue designado por el Dr. Alfred Pishinger, es un verdadero mar interior.

Así que para que lo puedas imaginar mejor te voy a poner un ejemplo que ilustra muy bien el tema de hoy, las similitudes existentes entre nuestro plasma, fluido extracelular y el agua de mar, el medio marino.

Sabemos que el medio marino es el ecosistema más importante de la Tierra y podríamos catalogarlo de organismo marino que también posee su propia homeostasis siendo una analogía impresionante con la del medio interno del cuerpo humano.

Por ejemplo, en el interior del cuerpo humano el tampón principal es el carbonato – bicarbonato cuyo ciclo, ligado a la respiración, permite compensar la aportación constante de subproductos metabólicos ácidos para poder mantener el pH orgánico ligeramente alcalino.

Pues en el medio interno marino ocurre exactamente lo mismo, solo que el mar es un circuito abierto mientras que nuestro cuerpo en un medio cerrado con lo que es más susceptible a la acidificación.

Por lo tanto, podemos afirmar sin duda alguna, que nuestro medio interno y el agua de mar cumple pues las mismas funciones. Son el resultado de un trabajo constante, programado y esencial ya que en ambos casos mantienen las condiciones físico, químico acordes con el desarrollo de la vida, es más se ha podido comprobar después de análisis que su composiciones respectivas son idénticas.

¿Y por qué es tan interesante para nosotros?

Porque entendiendo como funciona el medio marino también podemos comprender mejor nuestro propio medio interno. El mar es un medio abierto que se autorregula, sin embargo nuestro cuerpo aun teniendo todos los mecanismos a su disposición para autorregularse puede desequilibrarse debido a carencias nutricionales, déficit de minerales y oligoelementos, falta de vitaminas, sustancias toxicas del medio ambiente como disruptores hormonales, estrés físico y emocional, o sea,  nuestro estilo de vida y manera de pensar.

Hay otro ejemplo que también me gusta utilizar cuando me refiero a nuestro medio interno y es el de compararlo con una pecera.

Imagina que tu cuerpo es como una pecera con todos sus filtros. Ahora ya sabes que nuestros fluidos corporales son como el plasma marino, el agua de la pecera donde nadan los peces “las células” en sus fluidos.

Pues bien, la salud de nuestros peces “células” dependerá directamente de lo limpio y oxigenado que esté nuestro medio, es decir, el agua que las rodea.

Si llenamos la pecera de basura más de lo que pueda eliminar, sobre alimentamos los peces, o les proporcionamos alimentos artificiales carentes de vitaminas y minerales o los estresamos, su inmunidad bajará y probablemente enfermaran. Podríamos decir que su terreno se vería comprometido.

Así que la solución está en mantener las aguas bien limpias y oxigenadas, limpiar los filtros con regularidad para que la pecera, en este caso tu organismo, recupere su homeostasis y el terreno vuelva a su equilibrio, así los peces “células” se mantendrán saludables y con un sistema inmune fuerte a prueba de balas.

No te pierdas el segundo capítulo de este artículo en donde compartiré contigo todo lo que podemos hacer positivamente para ayudar a mantener en óptimas condiciones tu terreno y disfrutar de una inmunidad poderosa a prueba de balas.

 


Gogo Bela MacQuillan

gogo bela naturópata dieta alcalinaNaturópata, terapeuta integral con 20 años de experiencia con consulta privada. Especialista en Medicina Preventiva y Alcalinidad. Formada en Naturopatía, Medicina Tradicional China, Acupuntura, Moxibustión en C.E.N.A.C. Formada en Homeopatía y en Terapias Florales según sistemas de Bach y California.

Posee extensos conocimientos en medicina preventiva, nutrición alcalina así como en diversas vías para la desintoxicación y depuración del organismo. Es conferenciante regular y asesora técnica en Alcalinidad de la empresa Alkaline Care. Actualmente tiene su consulta privada en Barcelona.

Más en su web: www.gogobela.com 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *