¿Cómo implementar una dieta Cetogénica Alcalinizante?

ORÍGENES DE LA DIETA CETOGÉNICA

La semana pasada publiqué un post sobre el ayuno intermitente y las bondades del ayuno en general. Si no lo has leído todavía, te animo a que lo hagas ya que lo que vas a leer a continuación está estrechamente relacionado.

La dieta cetogénica es un término acuñado por el Dr. Russell M. Wilder de la Clínica Mayo en 1921, y se refiere a una intervención terapéutica cuyo objetivo es generar una situación de cetosis, replicando lo que hace nuestro cuerpo cuando ayunamos. En los años veinte, se empezó a introducir la dieta cetogénica para tratar la epilepsia. Esta terapia se usó ampliamente durante dos décadas, sin embargo, cuando se introdujeron los medicamentos antiepilépticos cayó en desuso.

A finales del siglo XX, esta terapia solo se realizaba en algunos hospitales infantiles. Y en los últimos 15 años, ha habido un boom enorme en su uso por sus innumerables beneficios así como por la evidencia científica disponible que la avala.

¿QUÉ SON LOS CUERPOS CETÓNICOS?

Cuando ayunamos, al agotar nuestras reservas de glucosa y glucógeno en el hígado, el organismo se ve forzado a obtener la energía a partir de las propias reservas de grasa. Cuando quemamos grasa, se producen cuerpos cetónicos siendo éstos una gran fuente de energía para el cuerpo y el cerebro. Sin embargo, con la dieta cetogénica la energía se obtendrá de la grasas de la comida.

Los cuerpos cetónicos, son compuestos químicos producidos por la cetogénesis, proceso por el cual las grasas del cuerpo son degradadas y utilizadas como fuente de energía.

Hasta no hace mucho tiempo, se creía que los cuerpos cetónicos eran sustancias toxicas, sin embargo, hoy en día se sabe que son un verdadero alimento tanto para las mitocondrias celulares como para el cerebro.

Las dietas altas en carbohidratos disparan los niveles de glucosa en sangre y por ende la insulina, generando resistencia a la insulina y esta resistencia es la antesala de un sinfín de patologías, además de favorecer el sobrepeso y la obesidad, especialmente en la zona abdominal.

Por lo tanto, también se ha visto que la obtención de energía a través de la grasa es un modo mucho más eficiente que a través de la glucosa, ya que impide que haya picos de glucosa y por lo tanto picos insulínicos.

Así que vemos que la dieta cetogénica imita lo que hace nuestro cuerpo cuando estamos ayunando, con todos sus beneficios.

De modo que la dieta cetogénica persigue llevar al cuerpo a un estado de cetosis, el cual no es un estado absoluto sino que va variando según el momento del día. Hay un escalado de concentración de cuerpos cetónicos en sangre que se mide en mili moles por litro de sangre.

Es importante remarcar que no tenemos que confundir la cetosis con la cetoacidosis, que es una cetosis muy avanzada, un estado patológico que solo le pasa a gente que tiene un trastorno de base como la diabetes mellitus tipo I  mal controlada o en algunos casos de alcoholismo grave. En la cetoacidosis, el cuerpo entra en acidosis, es decir, se acidifica la sangre y es muy grave ya que la persona puede entrar en coma e incluso morir. Este es un caso claro que requiere de asistencia médica urgente.

Por lo tanto, aquí lo que quiero remarcar es que una persona sana jamás caerá en cetoacidosis por seguir una dieta cetogénica.

BENEFICIOS DE LA DIETA CETOGÉNICA

¿Y para quién sería esta dieta y a quién podría beneficiar?

  • Ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y la demencia. Mejora la memoria y los procesos cognitivos, ya que el cerebro se nutre en un 70% de grasa en vez de azúcar como se pensaba antes. La mente está más enfocada.

La dieta cetogénica como el ayuno mejoran las funciones cerebrales gracias a los cuerpos cetónicos ya que reducen el consumo de oxígeno, es decir, este se vuelve más eficiente. El funcionamiento mitocondrial se optimiza con el consumo de grasas. Protege las neuronas, y produce más axones y dendritas. En definitiva, favorece la neurogénesis.

  • Ayuda a controlar el peso y a perder grasa corporal, especialmente alrededor del abdomen sin el clásico efecto
  •  yo-yo. Los ácidos grasos de la dieta además de ser muy saciantes y aportar mayor plenitud que los carbohidratos, ya que contienen “colecistoquinona,” son un supresor del apetito.

La antigua creencia de que la grasa es mala para la salud cardiovascular y que debido a su alto aporte calórico engorda es completamente falso!, ¿increíble verdad? Y es que la industria azucarera en su día manipuló los resultados de ciertos estudios a su favor y en contra de la grasa.

  • La dieta cetogénica ayuda a controlar la diabetes tipo II.
  • Ayuda en canceres activos y muy especialmente en tumores cerebrales.
  • Ayuda a aumentar la masa muscular, la resistencia física y la fuerza.
  • La dieta cetogénica al igual que el ayuno aumentan la esperanza de vida ya que tiene un efecto epigenéticos positivo, activando la expresión genética de la longevidad y alongando los Telómeros de las hebras de ADN.
  • Mejora el ánimo y ayuda en trastornos psiquiátricos, siendo muy útil en ciertos casos de epilepsia.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA DIETA CETOGÉNICA?

Las primeras dietas cetogénicas que se volvieron muy famosas para perder peso fueron la dieta Atkins en la década de los 70 y posteriormente la dieta Dukan, ambas dos consideradas Low Carb. Sin embargo, ambas dietas son muy acidificantes, es decir, provocan acidosis de bajo grado ya que consisten en la ingesta de un 72% aproximadamente de proteínas animales como la carne con su grasa y el restante un 28% de verduras y algo de frutas en la dieta Atkins. Estas dietas no se pueden sostener por un largo periodo de tiempo por ocasionar serios problemas de salud. Si bien es cierto que ayudan en gran medida a perder peso al inicio ya que al eliminar los hidratos de carbono baja la glucemia, como he comentado anteriormente, no son nada recomendables por ocasionar acidez y problemas renales.

La dieta cetogénica estándar actual consiste en  tomar un 80% de grasa, un 5% o un 10% de hidratos de carbono  de bajo índice glucémico y un 10% de proteínas. Si te fijas, aquí la ingesta de proteína es muy baja ya que la proteína y en especial la de origen animal como la carne también eleva el índice glucémico disparando la insulina.

Y cuando nos referimos a grasas siempre estamos refiriéndonos a las grasas saludables como las presentes en los aceites extra vírgenes de prensado en frío como el de oliva, aceite de lino o girasol. El aceite extra virgen de coco que se integra muy bien en la membrana celular, un aceite saturado de cadena media, el aguacate, las semillas, frutos secos, la mantequilla pura ecológica, las aceitunas, los huevos y el pescado graso.

Y por último los aceites grasos esenciales omega 3. Importante decir que la grasa es crucial para la construcción de las membranas celulares al igual que para la producción de hormonas sexuales. Quedan excluidas totalmente las grasas Trans que son grasas vegetales poliinsaturadas que han sufrido un proceso industrial a altas temperaturas y son cancerígenas ya que han pasado de su forma líquida Cis a su forma sólida Trans. Como ejemplo tenemos las margarinas vegetales, el aceite de palma y otros similares.

Según la Dra. Isabel Belastegui, experta en nutrición y medicina integrativa, autora de varios libros  y entre ellos “La dieta cetogénica”, dice que al inicio de esta dieta podemos tener ciertas dificultades para digerir las grasas ya que como ella afirma:

“hoy en día hemos perdido nuestra flexibilidad metabólica por tomar demasiados hidratos de carbono y pocas grasas.”

Para la Dra. Belásteguí un ejemplo típico de desayuno cetogénico sería tomar un aguacate con unas anchoas, un té verde con una cucharadita de aceite de coco o una bola de mantequilla. Para comer una gran ensalada con un huevo. Para los no vegetarianos, un trozo pequeño de carne ecológica o un pedazo de pescado graso. Aprovecho para decir, que este menú es alcalinizante.

Muy importante estar muy bien hidratado, beber abundante agua limpia de calidad, incluir caldos e infusiones de hierbas.

CÓMO LLEVAR A CABO UNA DIETA CETOGÉNICA ALCALINIZANTE

Y ahora mi querida lectora te estarás preguntando si todo esto tiene alguna relación con la alcalinidad o el estilo de vida alcalino, o si por el contrario entra en contradicción. Mucha gente pregunta si la dieta cetogénica es acidificante y mi respuesta siempre es  la misma: todo depende de cómo se realice, es más, se puede incorporar y llevar a cabo una dieta cetogénica alcalinizante, ahora te lo explico:

Como muchos ya sabéis cuando hablo de dieta alcalina, en verdad, me refiero a un estilo de vida alcalino. La dieta alcalina se fundamenta en 4 pilares básicos que ahora te voy a explicar:

(Clorofila, aceite “omegas 3 – 6- 9”, sal y agua)

  • Nutrición: cuyo eje principal gira en torno a alimentos a base de verduras ricos en clorofila e hidratos de carbono con un bajo índice glucémico. No están incluidos los hidratos de carbono y harinas refinadas por ser muy glucemiantes y acidificantes. Las grasas saludables como los Omegas 3, 6 y 9 son imprescindibles en la dieta ya que no solo son antiinflamatorios, aportan energía como hemos visto, son imprescindibles para la construcción de las membranas celulares y son indispensables para el equilibrio acido/base del organismo. La dieta alcalina puede incluir pescado graso para aquellas personas que no sean vegetarianas o veganas.
  • Hidratación: Fundamental un buen aporte de agua de calidad, limpia y alcalina para no solo hidratar sino ayudar a eliminar toxinas del cuerpo. Se incluyen todo tipo de infusiones y caldos de verduras.
  • Remineralización: Imprescindible estar bien mineralizado para mantener el diseño alcalino y apoyar todos los procesos musculares e impulsos neuronales. Lo conseguiremos con alimentos ricos en minerales como el magnesio, agua alcalina, aporte de algún complemento natural como las pHour Salts que contienen los 4 macro minerales fundamentales para la vida.
  • Detox: uno de los pilares fundamentales que incluye ayunos y ayuno intermitente que favorecen la cetosis por un lado y por otro ayudan al cuerpo a limpiarse de toxinas. De este modo mantenemos nuestro diseño alcalino natural. Un buen regulador intestinal es el pHlush

Así que como puedes ver, se puede llevar a cabo una dieta cetogénica y alcalina a la vez, de hecho es como debería ser, ya que se ha visto que de este modo además de todos los beneficios antedichos se producen menos radicales libres en el cuerpo.

Tanto la dieta cetogénica como la dieta alcalina más cetogénica o no, ayudan a limpiar la matriz extracelular, hecho muy importante, ya que es precisamente en este espacio que rodea a las células, esta matriz extracelular, donde se gesta todo, nuestra salud o enfermedad.

Me gustaría terminar este artículo con unas reflexiones muy interesantes de la Dra. Isabel Belastegui: “se ha visto que el esfuerzo/sufrimiento que supone poner en práctica la dieta cetogénica o el ayuno potencia el efecto de la misma. ¿Por qué? Pues porque el impacto de la  mente sobre el cuerpo es definitivo”

En toxicología, sigue diciendo la Dra. Belastegui, se habla del principio de  hormesis, que significa que un estímulo negativo en pequeñas dosis genera grandes beneficios, ya que el cuerpo persigue su homeostásis, su equilibrio. De este modo el cuerpo estimula sus propios recursos.

Por último, es importante que tengas en cuenta que siempre que inicies un cambio de alimentación como aquí se sugiere, es muy posible que experimentes una crisis curativa que consiste en la eliminación de toxinas que a su vez conlleva malestar y encontrarte peor.

Si ya te has decidido, siempre es aconsejable consultar con un profesional cualificado para que te ayude en tu proceso.

 


Gogo Bela MacQuillan

gogo bela naturópata dieta alcalinaTerapeuta integral con más de 15 años de experiencia con consulta privada. Especialista en Medicina Preventiva y Alcalinidad. Formada en Naturopatía, Medicina Tradicional China, Acupuntura, Moxibustión en C.E.N.A.C. Formada en Homeopatía y en Terapias Florales según sistemas de Bach y California.

Posee extensos conocimientos en medicina preventiva, nutrición alcalina así como en diversas vías para la desintoxicación y depuración del organismo. Es conferenciante regular y asesora técnica en Alcalinidad de la empresa Alkaline Care, S.L. Actualmente tiene su consulta privada en Barcelona

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario