Cómo evitar los 5 problemas de salud más habituales durante el confinamiento por el COVID-19

Durante estos días en donde la mayoría de nosotros nos vemos confinados en nuestras casas, somos susceptibles de tener muchos tipos de experiencias, desde lo físico, a lo emocional y mental. A  pesar de los inconvenientes de estar confinados, muchos estamos de acuerdo que también es una gran oportunidad para ir hacia dentro, para conectar con nosotros mismos y con los seres que queremos.

En este artículo, quiero normar algunos de los problemas que podrías estar teniendo durante el confinamiento, y maneras de contrarrestarlos con sencillas y eficaces soluciones:

Problemas circulatorios y retención de líquidos:

Es natural que al cambiar nuestra rutina diaria, podamos vernos afectados por problemas circulatorios como sensación de retención de líquidos y/o calambres en las extremidades inferiores. Y esto ocurre porque no nos estamos moviendo como antes, incluso aquellos de nosotros que estamos acostumbrados a andar mucho y/o a hacer ejercicio con regularidad, pasamos más horas de las deseadas sentadas en el sofá.

¿Así que, que podrías hacer?

Te animo a hacer al menos media hora de ejercicio a día. En estos momentos encontrarás multitud de ofertas estupendas, programas de ejercicios o de yoga, según sea tu preferencia, para practicar on-line, solo/a o con tu familia. Además de entretenido, es muy saludable y mejorará tu circulación espectacularmente.

También es importante que incluyas minerales alcalinos que contengan magnesio y potasio ya que te evitarán esos famosos calambres tan molestos y dolorosos. Ver artículo previamente publicado sobre el magnesio y los tres aliados.

En zumo de apio con limón y una pizca de sales minerales en polvo sería una opción muy recomendable ya que te ayudará a eliminar líquidos dado que el apio es muy diurético y depurativo.

Dormir peor:

Sentir estrés y/o ansiedad son respuestas normales ante una situación de peligro inminente o de la percepción del mismo. Se genera un estado interno de alerta y la activación necesaria para hacer frente a estos peligros o amenazas, buscar soluciones, huir o atacar.

Esta respuesta de activación, que involucra al sistema simpático con la liberación de catecolaminas, cuyo fin principal es movilizar recursos para la supervivencia, es incompatible con el sueño.

Nuestra situación actual de confinamiento, el temor al contagio y a contagiar, junto a la falta de actividad física contribuyen a sentir ansiedad.

Así que cuando estas emociones de preocupación se sostienen en el tiempo acaban generando problemas psicofisiológicos como el insomnio. Y paradójicamente, cuando dormimos mal los niveles de ansiedad pueden aumentar.

¿Y qué podemos hacer? Aquí te dejo unas sencillas pautas que te van a ayudar mucho durante este periodo, para sentirte más relajado/a y por lo tanto a dormir mejor:

  • Practica respiraciones conscientes, rítmicamente, ya que relajan el corazón y la mente
  • Medita con visualizaciones positivas, encontrarás una amplia gama por Internet. Practica Yoga, hoy en día mucha gente lo hace en su casa. El Yoga es una práctica ancestral que tiene muchos beneficios para la mente y el cuerpo.
  • Procura hacer al menos media hora de ejercicio al día para activar y oxigenar el organismo. El ejercicio hace segregar endorfinas, las hormonas de la felicidad, calmando la mente y aportando una sensación maravillosa de bienestar.
  • Intenta hacer una cena más ligera ya que cenar demasiado podría dificultar reconciliar el sueño.
  • Incluye algún complemento que contenga magnesio, ya que el magnesio es un magnifico relajante muscular e induce al sueño.
  • Por último, toma por la noche una infusión de hierbas relajantes que contenga melissa, hierba luisa, tila, valeriana, pasiflora, ya que dormirás mucho mejor.

Comer de más:

La ansiedad por la comida es un clásico que nos lleva a aumentar de peso.

Como he comentado en el punto anterior, uno de los problemas que puede aparecer durante este confinamiento obligado, es la ansiedad. Muchos calman su ansiedad con la comida.

Durante este periodo, la gente está preocupada por su futuro, por la incertidumbre de la situación, y la comida tiene la función de distraernos y de tapar esa sensación de angustia. Lo podríamos llamar hambre emocional, un tipo de ansiedad que nos induce a comer y no porque realmente tengamos hambre, sino porque no sabemos cómo gestionar esas emociones que nos asaltan. Pero también es cierto que podemos comer por puro aburrimiento.

Como consecuencia, podemos llegar a sentir culpa, además de aumentar de peso.

¿Qué podemos hacer?

  • Lo primero es evitar, y a ser posible eliminar el azúcar, los alimentos azucarados, los hidratos de carbono refinados y procesados ya que son muy adictivos, además de disparar los niveles de glucosa en sangre, induciéndote a comer constantemente.
  • Incluye alimentos nutritivos y saciantes como las verduras, frutas y alimentos ricos en almidón resistente que se halla presente en las patatas y lentejas cocidas previamente enfriadas. El almidón resistente además de ser muy saciante no engorda, es un excelente prebiótico que alimenta tu flora intestinal, tan importante a la hora de preservar tu sistema inmune.
  • Practica, a ser posible, cada día al menos media hora ejercicio físico.

 

Ansiedad por estar confinado en casa:

Además de todo lo antedicho, el mismo hecho de estar confinado en casa sin apenas salir puede producir desánimo, apatía y tristeza. Estar encerrado puede bloquear la mente y hacer que nos sintamos inseguros.

El aislamiento puede hacer que sintamos miedo y preocupación ya que somos seres eminentemente sociales.

Si vives solo/a te recomiendo que te mantengas en contacto a nivel virtual con tus seres queridos y amigos, y si estás en familia o pareja es un momento extraordinario para ver al otro y compartir.

Además de todas las actividades antes expuestas de las cuales te puedes beneficiar, también es un buen momento para pedir ayuda a algún terapeuta o psicólogo de confianza ya que puede no solo apoyarte, sino acompañarte en tu proceso.

Y por último, ríete mucho. La risa tiene un poder balsámico como ningún otro.

 

De la amenaza a la oportunidad: 

Como ya he ido comentando en los puntos anteriores, este periodo de confinamiento presenta muchos lados inquietantes ya que vemos como muchas personas enferman y mueren en el mundo, los colegios cierran, el sistema sanitario se colapsa, sentimos incertidumbre, etc.

Pero independientemente de cuan oscuro pueda parecer, también hay la otra cara de la moneda. Como reza la famosa canción de Monty Python “mira siempre el lado luminoso de la vida”, podemos sacar lo beneficioso de esta situación y vivirlo como una oportunidad. La luz siempre está al final del túnel y durante nuestro tránsito por él podemos aprender muchas cosas que luego nos pueden servir para transformar nuestra vida en positivo.

En el fondo, mucha gente estaba deseando tener un parón en su agitada vida, poder disfrutar de un tiempo para estar consigo mismos y no tener que ir a trabajar.

Es un momento precioso para ir hacia dentro, para hacer un poco de introspección. Un momento para valorar las cosas buenas que tenemos, lo que de verdad importa, conectar con nuestras familia y amigos, aunque sea virtualmente.

En este tiempo de confinamiento todos estamos viendo como la naturaleza se está regenerando y esto en sí mismo en un milagro. Somos uno con la naturaleza y sin ella no podemos vivir, así que cuidémosla con amor y cariño.

 


Gogo Bela MacQuillan

gogo bela naturópata dieta alcalinaTerapeuta integral con más de 15 años de experiencia con consulta privada. Especialista en Medicina Preventiva y Alcalinidad. Formada en Naturopatía, Medicina Tradicional China, Acupuntura, Moxibustión en C.E.N.A.C. Formada en Homeopatía y en Terapias Florales según sistemas de Bach y California.

Posee extensos conocimientos en medicina preventiva, nutrición alcalina así como en diversas vías para la desintoxicación y depuración del organismo. Es conferenciante regular y asesora técnica en Alcalinidad de la empresa Alkaline Care, S.L. Actualmente tiene su consulta privada en Barcelona.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *