Metales pesados: ¿Cómo eliminarlos a través de la alimentación alcalina?

metales pesados

Los metales pesados son elementos químicos de alta densidad, en su mayoría tóxicos para el ser humano y que no pueden ser degradados química ni biológicamente. Es por esta razón, por lo que se acumulan en nuestro organismo a lo largo de los años, especialmente en los órganos con mayor contenido en grasa.

CUÁNDO SUCEDE LA INTOXICACIÓN

El origen de los metales en nuestro planeta es natural, puesto que éstos se encuentran en todas las partes que lo conforman (litosfera, hidrosfera, atmósfera y biosfera).

Sin embargo, aunque la erosión, las erupciones volcánicas y otros procesos naturales llevan “contaminando” la Tierra de metales desde siempre, el problema real surge de la mano del hombre durante la Revolución Industrial.

Así pues, la primera contaminación masiva de metales pesados data del período industrial, concretamente de las actividades derivadas de la minería, la fundición, el refinado y también el vertido de aguas residuales de la industria siderúrgica.

Como consecuencia directa de tan intensiva explotación, hoy hallamos metales pesados propagados por toda la corteza terrestre, ya que éstos se dispersan a través de tierra, agua y aire. Es decir, están presentes en el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos.

METALES PESADOS Y SALUD 

El principal problema de los metales pesados es su característica bio-acumulativa, fruto de su imposibilidad de degradarse o descomponerse. Ello quiere decir, que los seres vivos tendemos a acumularlos en nuestro organismo ya que no podemos sintetizarlos.

Así pues, para evitar los perjuicios de este tipo de elementos, hay que centrarse en los dos ejes de acción siguientes:

  1. La prevención: Eliminar todas las fuentes posibles de contaminación de nuestro alrededor.

  2. La desintoxicación: Eliminar los metales pesados mediante la alimentación. 

PREVENCIÓN

FUENTES DE INTOXICACIÓN DE METALES PESADOS:

Más allá de la Era Industrial, los metales pesados se encuentran hoy en día en una concentración más elevada en ciertas fuentes que pueden pasarnos desapercibidas. El primer paso en la depuración de metales pesados, es alejarnos de dichas fuentes.

  • Las amalgamas dentales

Las amalgamas dentales oscuras contienen mercurio. Éste se libera en forma de vapor cuando entra en contacto con el calor de los alimentos y bebidas.

amalgama dental

  • Utensilios de cocina en mal estado

Es importante escoger utensilios de cocina de calidad, prioritariamente naturales, como la madera. Si los que utilizamos son metálicos es importante revisar que están en buen estado.

  • Medicamentos

Algunos medicamentos contienen metales como el aluminio en su composición.

  • Pescado azul (en exceso)

El pescado azul de tamaño grande (atún, salmón), por ser uno de los últimos eslabones de la cadena trófica marina, presenta mayor contenido en metales pesados que en otros pescados de menor tamaño.

  • Tuberías de plomo

El agua recorre, a través de las tuberías, una larga distancia hasta llegar a nuestros hogares. Al pasar por las tuberías, ésta arrastra consigo metales pesados y otras substancias tóxicas que pueden hallarse en las mismas.

  • Cosméticos y productos de higiene

Nuestra piel es también una vía de entrada (a través de los poros) para cualquier substancia con la que entre en contacto. Es conveniente evitar marcas de higiene y cosmética no ecológica, que a menudo contienen en su composición metales como el plomo, el arsénico, el cadmio o el níquel, entre otros.

  • Aditivos alimenticios

Existen muchos alimentos procesados, envasados y refinados que contienen metales como aditivos alimenticios. Sin ir más lejos, algunas marcas de sal refinada, añaden aluminio a su composición con el fin de que ésta no se apelmace.

aditivos alimenticios

  • Termómetro y bombillas

Los antiguos termómetros de mercurio y las bombillas de bajo consumo también pueden ser los causantes de que entremos en contacto con metales pesados al romperse. Es importante adoptar las medidas de seguridad necesarias antes de manipularlos (una vez rotos), como el uso con guantes.

DESINTOXICACIÓN

CÓMO ELIMINAR LOS METALES PESADOS A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN

La alimentación juega un papel crucial en la eliminación de los metales pesados que acumulamos en nuestro organismo. Existen determinados alimentos que favorecen la depuración y eliminación de los mismos lenta y progresivamente.

  1. ALIMENTOS RICOS EN CLOROFILA

La clorofila ayuda a movilizar los metales pesados de nuestros fluidos para así eliminarlos, principalmente a través de las heces.

Los alimentos más ricos en clorofila son el alga chlorella y las verduras de hoja verde.

Según el Doctor Mark McClure, la dosis necesaria de chlorella para fomentar la eliminación de metales es de 3 gramos al día. Además, éste aconseja combinarla con cilantro para potenciar su efecto.

Respecto a las verduras de hoja verde, podemos consumirlas en forma de zumos cold pressed, batidos, ensaladas… (a ser posible mejor crudas).

Además, es de gran ayuda complementar nuestra dieta con clorofila líquida, que se añade fácilmente al agua que bebemos y posee un sabor suave. También está disponible en formato spray (con sabor a menta) y su uso es de aplicación directa.

  1. ALIMENTOS RICOS EN AZUFRE

Otra buena práctica que favorece la eliminación de metales pesados es incorporar a nuestra alimentación alimentos ricos en azufre, como las rábanoscrucíferas (col, coliflor, rábanos, brócoli…) y también la cebolla y el ajo.

  1. ALIMENTOS CON SELENIO

El selenio es un oligoelemento que ayuda a combatir la toxicidad de metales. Es recomendable no abusar de las fuentes de selenio de origen animal, ya que acidifican el organismo. Encontramos de selenio de origen vegetal en los frutos secos como las nueces de Brasil (coquitos), semillas de calabaza y verduras como los ajos, las hojas de ortiga y el pepino.

  1. CARBÓN ACTIVADO:

El carbón tiene la capacidad de absorber substancias tóxicas, por ello se emplea en hospitales para hacer lavados de estómago. También se ha empleado tradicionalmente para la purificación de aguas potables.

Sus aplicaciones se han extendido hoy día también a nivel alimentario, vendiéndose como complemento alimentario para favorecer entre otras cosas, la eliminación de metales.

Referencias bibliográfica:


Sobre la autora:

Nadia Torres

Nadia Torres es Health Coach & Chef Alcalina.

Está graduada como Coach de Salud por el Institute of Integrative Nutrition de Nueva York y también se ha formado en la Matthew Kenney Culinary Academy.

Nadia cree en una alimentación basada en plantas y principalmente de alimentos alcalinizantes, es decir, que velen por el equilibrio del pH. Un concepto clave en el que se ha especializado y que difunde a través del coaching y sus talleres de cocina.

Descubre sus recetas alcalinas en el blog del que es autora Comer Sano es Fácil

 

2 Comments on “Metales pesados: ¿Cómo eliminarlos a través de la alimentación alcalina?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *