Cómo elaborar el zumo verde perfecto

zumo verde

Zumos verdes: ¿Quién no sabe hoy en día qué son? Y el zumo verde perfecto: ¿te gustaría aprender a elaborarlo? 🙂

Aunque el auge de los zumos verdes ha propiciado la proliferación de numerosos libros, recetas, métodos, sistemas y consejos sobre los mismos, lo cierto es que no todos los zumos “verdes” ejercen un efecto alcalinizante en nuestro organismo.

Es importante distinguir entre zumo verde y zumo alcalinizante, porque si bien es cierto que a priori parecen lo mismo, existe una sutil pero importante diferencia entre ambos: su efecto en el organismo. Para comprenderlo, vamos a explicar bien ambos conceptos.

ZUMO VERDE VS ZUMO ALCALINIZANTE: ¿ES LO MISMO? 

El zumo verde está hecho con verduras de hoja verde (col, espinacas, acelgas, lechuga, etc) y algo de fruta para suavizar su sabor gracias a su dulzor natural.

Un zumo alcalinizante es una bebida elaborada a base de vegetales y/o frutas frescas que, tras ingerirlo, ejerce un efecto alcalinizante en nuestro organismo. Es decir, equilibra el pH de nuestro fluido intersticial (que en condiciones óptimas debería estar entorno a un pH de 7,3 – 7,4).

Aunque la mayoría de zumos verdes deberían tener este efecto basificante en el organismo, hay que tener en cuenta varios matices importantes en su elaboración, que pueden modificar o invertir el efecto de los mismos en nosotros.

  1. Es importante limitar la cantidad de fruta que añadimos. Si nos pasamos de fruta, nos estaremos bebiendo un zumo rico en nutrientes, pero también en fructosa, lo que en exceso, puede llegar a acidificar nuestros fluidos.
  2. Qué tipo de fruta escoger para el zumo es otro factor clave. Las frutas de bajo índice glucémico son la mejor opción para asegurarnos de que el zumo, además de verde, cuide el delicado equilibrio ácido-base.
  3. Tubérculos y raíces. En algunas recetas se puede añadir también tubérculos y raíces como la zanahoria, el boniato, la remolacha, la patata… Sin embargo hay que tener en cuenta que la mayoría poseen un elevado índice glucémico. Por lo que sucede lo mismo que con las frutas: hay que llevar cuidado con la cantidad que ponemos. Distinguir qué raíces poseen alto índice glucémico y hay que limitar su consumo, es muy sencillo: Son las de sabor dulce, así de simple. En cambio, las de sabor más neutro o astringente poseen justo el efecto contrario, como el nabo, el rábano o el apio-nabo.
  4. Beber el zumo fresco también determinará el impacto que éste tendrá en nuestro cuerpo. Es importante beberse el zumo fresco, pues si lo conservamos demasiados días éste podría empezar a fermentar, degradándose la calidad de los nutrientes y ensuciando nuestra sangre.

zumo verde

CÓMO ELABORAR EL ZUMO ALCALINIZANTE PERFECTO

Así pues, para elaborar el zumo verde perfecto, éste debe cumplir con la condición de equilibrar nuestro pH.

PASO A PASO:

Elegir un buen método.

Es probable que estés ya familiarizado con el término cold press (prensado en frío). Éste hace referencia al método empleado para preparar el zumo, un sistema que emplea un torno que gira lentamente y prensa los alimentos extrayendo así el jugo de su interior. Al funcionar a bajas revoluciones, el alimento conserva al máximo sus propiedades, tanto nutricionales como organolépticas. Además nos olvidamos de la oxidación que causan las cuchillas, porque es un proceso que las evita.

A este tipo de aparato se le llama EXTRACTOR COLD PRESS (EXTRACTOR DE PRENSADO EN FRÍO) y encontrarás en el mercado una amplísima gama de los mismos, variando algunos aspectos técnicos secundarios pero importantes también.

Mi recomendación es el xxtractor Greenzyme, ya que éste ofrece varias mejoras versus otros que he probado: tiene una apertura más ancha por la que introducir los ingredientes, es rápido y fácil de limpiar, funciona a bajísimas revoluciones, “exprime” mucho los ingredientes (necesitando así menos cantidad para el zumo)… y además su estética es muy bonita y cuidada.

¿Cuál es la diferencia con una licuadora?

Hay una diferencia abismal entre un extractor cold press y una licuadora convencional. La licuadora, además de ser mucho más agresiva a la hora de procesar los ingredientes (destruyendo así gran parte de sus propiedades), exprime una parte muy pequeña del alimento, encareciendo enormemente la producción del zumo.

Imagina introducir unas espinacas en la licuadora. ¿Qué cantidad necesitarías para obtener unas gotitas de zumo? ¡Yo creo que una cantidad insostenible!

Requisitos que debería cumplir todo zumo alcalinizante

No existe una única fórmula para elaborar los zumos, pero esta sencilla guía te ayudará a elaborar los zumos verdes de forma efectiva. Es decir, que cumplirán 3 requisitos que considero indispensables.

Simplicidad. Mezclar demasiados ingredientes dificulta su asimilación, por lo que es preferible no combinar más de 5 ingredientes.

Saludables. Siguiendo estos pasos te asegurarás de que el zumo sea saludable, nutritivo y alcalinizante.

¡Ricos! Es importantísimo también que el sabor del zumo sea agradable, de lo contrario podemos acabar por desistir de tomarlos.

Si te estás preguntando si es fácil conseguir las tres cosas, la respuesta es SÍ.

zumo verde

GUÍA PRACTICA PARA ELABORAR TU ZUMO

  1. Elegir una base acuosa y basificante. Es decir, escoger un vegetal que contenga mucho agua, que será el ingrediente principal de nuestro zumo.

Ejemplos: pepino, apio, tomate, agua de coco…

  1. Elegir una o dos verduras de hoja verde. No mezcles más de dos tipos de hoja verde para elaborar tu zumo. Un truquito que a mí me gusta mucho es combinar las verduras de hoja verde con hierbas aromáticas, que le aportan un aroma delicioso al zumo.

Ejemplos: Espinaca + albahaca, hojas de apio + cilantro, etc.

También es importante que varíes el tipo de hoja verde que utilizas, pues aunque todas ellas son ricas en clorofila, cada variedad de hoja aporta nutrientes y fotoquímicos distintos. ¿Y no querrás perderte ninguno, verdad?

  1. Elige una fruta alcalinizante. Lo ideal es escoger una fruta de bajo índice glucémico. Si optamos por una fruta muy dulce, entonces hay que poner muy poquita cantidad.

Ejemplos: coco, lima, limón, pomelo, manzana…

También es importante no mezclar más de una fruta en el zumo para favorecer su asimilación.

En cuanto a las raíces dulces, pueden servir para sustituir a la fruta. Por ejemplo, podemos añadir zanahoria o remolacha a nuestro zumo en lugar de una pieza de fruta.

  1. Añadir un superalimento (opcional). Si quieres enriquecer todavía más tu zumo, puedes añadir un superalimento o ingrediente de propiedades específicas. Por ejemplo una cucharita de Alkaline 16 Greens para hacer tu zumo más completo, un trocito pequeño de jengibre para cuidar de tu sistema digestivo (y además le aporta un interesante sabor) o unas gotitas de clorofila líquida para hacer tu zumo verde, todavía más verde y oxigenante.

Ahora ya conoces los pasos básicos para elaborar tu zumo verde perfecto. ¡Sólo falta que te pongas manos a la obra y descubras el poder de los zumos alcalinizantes!

*Si quieres saber más sobre zumos alcalinizantes, encontrarás más información y un buen número de recetas en Zumos Alcalinizantes y otras bebidas caprichosas.

Alkaline Care App


Sobre la autora:

Nadia Torres

Nadia Torres es Health Coach & Chef Alcalina.

Está graduada como Coach de Salud por el Institute of Integrative Nutrition de Nueva York y también se ha formado en la Matthew Kenney Culinary Academy.

Nadia cree en una alimentación basada en plantas y principalmente de alimentos alcalinizantes, es decir, que velen por el equilibrio del pH. Un concepto clave en el que se ha especializado y que difunde a través del coaching y sus talleres de cocina.

Descubre sus recetas alcalinas en el blog del que es autora Comer Sano es Fácil

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *