Hábitos saludables entorno al agua

Planeta Azul. Ese es el sobrenombre que recibe la Tierra y cuyo apodo procede de las azules aguas que lo cubren en sus diversas formas (océanos, mares, ríos, lagos, hielo, nieve, vapor de agua…).

El cuerpo humano reproduce esa misma proporción, estando formado en su mayoría por H2O. Tanto es así, que personas y planeta comparten el porcentaje de agua presente en los mismos (alrededor del 70%).

El agua que recorre el globo terráqueo en toda su extensión, esa misma agua, un día pasará a formar parte de nosotros ya sea bebiéndola, aseándonos con ella, o ingiriéndola junto con los alimentos que brotan y crecen al regarlos con la misma.

Indudablemente, EL AGUA IMPORTA.

Por desgracia hoy en día y siendo nosotros los únicos responsables del problema, las aguas de nuestro planeta están altamente contaminadas, encontrándose en ellas residuos de todo tipo, desde metales pesados hasta plásticos y restos de químicos que perjudican su calidad, salubridad, riqueza nutricional y biodiversidad.

En este post, os animo a todos a hacer un consumo más responsable del agua y a cuidar un poquito el medio ambiente, puesto que cada gesto, cada acción, cada persona que contribuya con unos hábitos conscientes y respetuosos, estará ayudando a preservar y cuidar el estado de nuestro valioso y único planeta.

Llamamiento lanzado y centrándonos en materia de salud, en este artículo encontraréis algunas pautas y consejos prácticos para mejorar nuestros hábitos en torno al agua, haciendo nuestro estilo de vida más saludable y consciente.

hábitos saludables

AGUA Y HÁBITOS SALUDABLES

  1. ¿Cómo elegir un agua de calidad para beber?

¿Qué agua bebo? Esta es una de las preguntas que más se repiten entre las personas que quieren mejorar su dieta y estilo de vida. Y con razón, puesto que en la actualidad hay tantas marcas de agua en el mercado, tantos sistemas de filtrado, tantas modas sin base científica y tanta información –fidedigna o no-, que a menudo nos sentimos desorientados y perdidos cuando nos enfrentamos a la elección de un buen agua.

En cualquier caso, el agua ideal debería tener las siguientes características:

  • LIBRE DE IMPUREZAS

Ante todo y por encima de todo, el agua que bebemos debe ser una agua limpia, libre de partículas tóxicas, metales pesados y otras substancias que no son inherentes al agua en su estado óptimo natural.

  • ALCALINA

A pesar de que existen modas que abogan por el consumo de agua de baja mineralización, lo cierto es que el agua que bebemos debería ser rica en minerales, especialmente sales alcalinizantes (calcio, potasio, magnesio, zinc, sodio…) puesto que son no sólo necesarios, sino imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Los electrolitos, por ejemplo, son indispensables para disponer de una buena conductividad eléctrica y por ende, para llevar a cabo funciones orgánicas tan vitales como los impulsos nerviosos.

Además, el agua alcalina es rica en oxígeno y nos ayuda a depurarnos, favoreciendo la limpieza y depuración de los desechos celulares procedentes de su metabolismo (respiración celular).

  • ANTIOXIDANTE

El agua tiene la capacidad, como cualquier otro fluido, de ceder o robar electrones (aportar o restar energía). A esta tendencia natural de las substancias líquidas se le llama Potencial de Oxidación Reducción y se mide en minivoltios (mv). Cuanto mayor sea la capacidad de ceder electrones del agua, más poder antioxidante tendrá y por el contrario, cuantos más electrones robe, más oxidativo será su efecto en el organismo.

escala de oxidación

  • HIDRATANTE

Aunque resulte sorprendente, no todas las aguas tienen la misma capacidad de hidratarnos. Algunas nos hidratan más profundamente que otras.

Ello se debe a que existen una serie de factores, como por ejemplo la temperatura, el pH o el hecho de estar en constante movimiento (como el agua de los ríos) que hacen variar la agrupación de las moléculas de H2O.

En su estado natural (manantiales, lagos, ríos…) las moléculas de agua se agrupan en pequeños grupos, convirtiéndola en un agua capaz de penetrar mejor en los tejidos e hidratándonos más profundamente.

  1. Agua para cocinar

Muchos tenemos interiorizado ya lo importante que es beber un agua de buena calidad. Pero, ¿qué pasa con el agua que utilizamos para cocinar?

A menudo pensamos que para hervir las verduras podemos utilizar agua del grifo sin filtrar porque al hervir el agua la calidad de la misma varía haciéndola más saludable, pero ¡nada más lejos de la realidad!

Los metales pesados, por ejemplo, no se eliminan al hervir al agua. Es más, debemos pensar que parte del agua con la que cocinemos se evaporará al hervirla, lo que dará como resultado un agua más concentrada en metales pesados!

Las verduras o alimentos que utilicemos para cocinar, absorberán el agua y los tóxicos que ésta contenga, así que debemos elegir agua filtrada o embotellada también para cocinar.

  1. Agua libre de BPA

El bisfenol A (o BPA) es una substancia presente en muchos plásticos y un disruptor endocrino capaz de causar desequilibrios en el sistema hormonal a concentraciones muy bajas con posibles repercusiones sobre la salud.

En los países desarrollados, posee una amplia distribución estando presente en todo tipo de envases de plástico, latas e incluso, según un estudio científico publicado en una prestigiosa revista científica, Journal of the American Medical Association (JAMA), en los tickets de la compra.

Por ello, si consumimos agua embotellada, es preciso asegurarnos de que los envases que compramos sean libres de BPA o elegir agua embotellada en cristal.

hábitos saludables

  1. Agua y aseo

¿Te has parado a pensar la cantidad de agua que absorbes a través de la piel con los hábitos de higiene y aseo diarios?

Al lavarnos los dientes, ducharnos, lavarnos la cara y las manos… Cada vez que nuestra piel entra en contacto con el agua, absorbemos parte de la misma. El cloro, por ejemplo, se absorbe mediante inhalación o a través de la piel. ¿Te imaginas la cantidad de cloro que tu cuerpo asimila cada vez que te duchas?

Por ello, es más que recomendable instalar algún sistema de filtrado en nuestro hogar. Existen muchos en el mercado, que depure el agua de toda la casa, o buscar opciones más económicas como instalar un filtro en la ducha que elimine los residuos del agua o usar una jarra de tratamiento y alcalinización del agua con un filtro de 9 etapas cómo por ejemplo la Jarra Phydro.

También existen soluciones sencillas y que no implican un gasto extra, como llenar un vasito de agua mineral antes de lavarnos los dientes y enjuagarnos con ese agua en lugar de utilizar la del grifo.

  1. Agua de mar

Un buen ejemplo de la similitud entre nuestro planeta y el ser humano es que nuestro organismo está conformado por la misma disolución de agua y minerales que hallamos en el mar. Nuestros fluidos (lágrimas, sudor, orina..) son salados, lo que hace evidente que necesitamos sales minerales para mantener su equilibrio natural.

Incluir agua de mar en nuestra dieta es un hábito saludable que nos depura y remineraliza. Podemos añadir un chorrito de agua de mar a nuestros guisos y salsas en lugar de la sal, beber una pequeña cantidad diaria (siempre bajo la recomendación de dosificación de un profesional de la salud) o buscar cualquier otra forma práctica de incorporarla a nuestra alimentación.

El agua de mar debe ser siempre comprada, que nos garantice su salubridad y que ha sido depurada. No es recomendable recoger agua de mar bajo nuestro criterio y sin los recursos necesarios para analizarla.

One Comment on “Hábitos saludables entorno al agua”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *