Belleza natural con la dieta alcalina

belleza natural

Belleza natural con la dieta alcalina: La dieta alcalina tiene numerosos beneficios para la salud. Sabemos que cuando nos alimentamos mejor, nuestro sistema inmune se fortalece, tenemos más energía y estamos de mejor humor. Pero, ¿sabías que también puede ayudarnos a tener una belleza natural?

¡Pues sigue leyendo porque te vas a sorprender!

Aunque la belleza es totalmente subjetiva y variable en función de la cultura, la época histórica y los gustos personales, hay algo común en todo caso: Todos queremos sentirnos bien con nosotros mismos, mirarnos en el espejo y esperar que su reflejo nos devuelva una imagen agradable y que nos haga sentir en paz con nuestro físico.

Antes de sumergirnos en la relación entre la belleza y la alcalinidad, me gustaría darte algunos consejos acerca de la imagen:

#1. Una buena imagen siempre acompaña un buen estado de salud.

La salud se percibe en el aspecto físico, porque cómo estemos por dentro, se reflejará por fuera. Cuando una persona está sana mental, emocional y físicamente, su imagen suele acompañarle. El acné, un pelo pobre y sin vida, o las bolsas debajo de los ojos, suelen ser síntomas de acidez y desequilibrio del pH. Así pues, si cuidas de tu salud en general, también tu imagen se beneficiará de ello.

#2. Los cánones de belleza no tienen que ser estándar.

Cada persona es única e irrepetible, somos diferentes y bellos, cada uno a su manera, sea cual sea el color de su piel, su estatura o silueta. Aunque comiéramos todos del mismo modo y en la misma cantidad, continuaríamos siendo distintos porque ¡no estamos hechos con moldes! Y los cánones de belleza que marca la sociedad, no son más que eso: cánones. El hecho de no estar dentro de ellos no implica que no haya belleza en nosotros.

 #3. Acéptate desde el amor y el respeto hacia ti mismo.

La belleza nace del interior y se proyecta hacia fuera. Esto quiere decir, que el primer paso para sentirte guap@ es aceptarte, cuidarte y buscar tu mejor versión desde el respeto y el amor hacia ti mismo. Pero nunca desde la obsesión ni las comparaciones imposibles. No son saludables ni nos ayudan a mantener la autoestima.

belleza natural
La dieta alcalina, no sólo te permite gozar de buena salud, sino que también potencia tu belleza natural. ¡Nosotros te ayudamos a conseguirlo!

BELLEZA NATURAL CON LA DIETA ALCALINA

Cuando mejoramos nuestros hábitos alimenticios y reducimos la ingesta de alimentos acidificantes, que dejan residuos tóxicos en nuestro organismo, experimentamos un despertar de belleza de forma natural. Esto sucede, principalmente, porque los alimentos alcalinizantes nos ayudan a limpiar nuestra sangre, mejorar la calidad de la nutrición celular, regular el tránsito intestinal y deshacernos de toxinas acumuladas –que se almacenan sobre todo el depósitos de grasa-.

Analizando más de cerca los alimentos principales de la dieta alcalina, entenderemos mejor por qué puede ayudar a conseguir una belleza natural:

     1. Agua alcalina:

El agua alcalina es el pilar número 1 de la alcalinidad y debemos prestarle especial atención si queremos potenciar nuestra belleza, porque al fin y al cabo, somos un 70% agua!

Si no estamos suficientemente hidratados y con un agua de calidad, ello se reflejará en nuestra imagen, especialmente en nuestra piel, que es uno de los primeros órganos que se resiente por la falta de agua, volviéndose apagada, con manchas, sin brillo… o en definitiva: envejeciendo de forma prematura.

Beber al menos 2 litros al día de agua alcalina e ionizada, nos ayuda a mantener nuestra piel joven, devolviéndole vitalidad, suavidad y atenuando las arruguitas.

     2. Alimentos ricos en clorofila:

Los alimentos verdes son grandes aliados si queremos tener un aspecto bello y saludable. ¿Por qué? Pues por su riqueza en clorofila, molécula que nos ayuda a oxigenar la sangre y a depurar el organismo. Cuando seguimos una dieta rica en clorofila, nuestra piel recupera tono y se vuelve más sonrosada, ya que está más y mejor oxigenada.

     3. Alimentos ricos en fibra

La fibra es clave para realzar la belleza natural, puesto que la fibra actúa como una esponja, atrapando y arrastrando las toxinas del organismo y ayudándonos a depurarnos. Ir al baño a diario y mantener el intestino limpio es determinante para estar saludables y bellos, puesto que de otro modo, los desechos ácidos se acumulan en los intestinos, liberando toxinas que absorbemos a través de las vellosidades intestinales y que ensucian la sangre. Y si la sangre no está limpia, pueden aparecer con frecuencia granitos, celulitis (ya que el organismo utiliza la grasa para aislarla), mal aliento… u otros síntomas que nos indican acidez.

     4. Grasas saludables

Cuando hablamos de grasas saludables, nos referimos a grasas procedentes del reino vegetal, como las grasas de las semillas, los frutos secos, el coco o el aguacate. Este tipo de grasas, a diferencia de las de origen animal, no sólo son beneficiosas para la salud, sino que son necesarias para el buen funcionamiento del organismo y esenciales para la belleza. Por ejemplo, la vitamina E                                -antioxidante indispensable para neutralizar los radicales libres y lucir una piel y cabello bonitos-, es liposoluble. Ello significa que necesita las grasas para ser asimilada adecuadamente por el organismo.

     5. Alimentos crudos

Los alimentos crudos también juegan un papel crucial si queremos despertar nuestra belleza, ya que al calentar los alimentos por encima de los 45º, las enzimas empiezan a degradarse y los nutrientes de los alimentos se malogran.

Las enzimas son catalizadores que intervienen en todos los procesos del organismo, entre ellos, la fabricación del colágeno. Además, los alimentos crudos como las verduras o las semillas, nos aportan grandes dosis de minerales. Y… sabías que sin las reservas de minerales adecuados algunas de estas enzimas no se activan? Pues sí! Sin minerales, las enzimas no podrán realizar su función de formación de colágeno! Por tanto, ambos son vitales para mantener la piel tersa y saludable.

     6. Más allá de la alimentación

Además de la dieta, también debemos tener en cuenta otros factores que inciden directamente en el equilibrio del pH y consecuentemente, en nuestra belleza natural.

  • Las emociones, por ejemplo, son una poderosa herramienta para alcalinizar nuestro organismo. Reír, bailar, disfrutar, sentirse bien con uno mismo, estar en paz, la tranquilidad… todo ello nos hace sentir bien y nos equilibra. Pero por el contrario, las emociones como la ira, la angustia, el estrés o el miedo, desencadenan una serie de reacciones químicas en el organismo que lo acidifican. Así que vive más consciente y feliz cada momento!
  • El ejercicio es otro de los recursos que nos van a ayudar a movilizar y liberar las toxinas del organismo, especialmente a través de la sudoración y la exhalación. Además el deporte ayuda a tonificar la piel, para que luzca más tersa y joven.
  • La calidad de nuestro sueño también determina cuán saludable sea el aspecto de nuestra piel, que nos aparezcan ojeras o bolsas o que se nos irriten los ojos emborronando nuestra mirada. Es necesario dormir bien para que los procesos de regeneración que el organismo lleva a cabo durante la noche se realicen adecuadamente y nos despertemos revitalizados, descansados y con buena cara!
  • Otros factores que también influyen en nuestra imagen es el contacto con la naturaleza, la exposición a ondas electromagnéticas y la contaminación y calidad del aire que respiramos.

Como ves, una alimentación equilibrada y alcalina reúne varios factores que hacen de ella un puente perfecto hacia el florecimiento de nuestra belleza natural. Sólo tienes que iniciar el camino hacia este estilo de vida que te permitirá sentirte mejor por dentro y por fuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *