¿Sabes cómo compensar los excesos navideños de manera más saludable?

En Navidad tendemos a hacer todo en exceso: comprar, comer, beber, desesperarnos con la familia, y querer. Con tanto exceso, a menudo no nos preocupamos de nuestra dieta en estas fiestas y los excesos navideños son muchos y hay que tenerlos presentes para evitar posibles problemas de salud. 

Con la llegada de la Navidad, muchas familias trabajan a destajo para la elaboración de deliciosas y ricas comidas y recetas, pero durante estas fiestas, además de disfrutar de ellas, debemos tener algo en cuenta: ¿por qué debemos evitar los excesos propios de estas fechas? 

Aunque esto normalmente ocurre sólo en estas fiestas, cometemos muchos excesos navideños en cuanto a la comida, sobre todo con los dulces y las cenas exageradas y con el consumo de alcohol, que aunque sean días de celebración y fiesta, es importante no pasarnos todos los días. Normalmente cocinamos más comida de la que al final necesitamos y además comemos turrón, dulces, bebemos y después de un rato sin ni siquiera salir a caminar, nos vamos directos a dormir. Dormir tras haber ingerido tal cantidad de alimento y alcohol, no es nada bueno para nuestra salud ni para nuestro estómago.

Médicos del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos trataron de identificar si la ingesta de comidas de diciembre afecta al peso. Evaluaron los cambios de peso en 195 personas adultas durante las seis semanas de fiestas, desde Acción de Gracias hasta Año Nuevo, y constataron que el peso medio que se ganó durante las fiestas fue menor del que se podría suponer: una media de 0,370 kilos. Sin embargo, los participantes con sobrepeso y obesidad ganaron bastante más, un promedio de 2,3 kilos.

consejos-nutricion-navidad

Posibles problemas para nuestra salud

La ingesta de comidas copiosas, el abuso de condimentos fuertes y también el exceso de alcohol son algunos de los ingredientes que pueden provocar o exacerbar patologías digestivas previas. Los síntomas más comunes son el dolor abdominal, la pesadez digestiva, la sensación de ardor y acidez, las nauseas, los vómitos y la alteración del ritmo intestinal.

Normalmente las patologías gástricas más frecuentes asociadas a los excesos navideños son la enfermedad de reflujo gastroesofágico y la gastritis.

  • Reflujo gastroesofásico: La enfermedad de reflujo gastroesofágico se define como el paso de contenido gástrico del estómago al esófago, produciendo diversa sintomatología como puede ser la acidez, el ardor, el dolor torácico o abdominal; y síntomas respiratorios como tos, dolor de garganta, mal sabor de boca, etc. Esta patología se ve muy incrementada en estas señaladas fechas, ya que las comidas con un exceso de grasa, asociadas a la ingesta de alcohol favorecen que el estómago aumente el tiempo de vacimiento de su contenido gástrico, la cantidad de ácido producida para su digestión y la distensión del mismo. Además, el alcohol, normalmente protagonista en estas fiestas, favorece que el cardias (esfínter situado entre el esófago y el estómago) se relaje con mayor facilidad, permitiendo el retorno de la comida en digestión al esófago. Si el reflujo gastroesofágico se perpetúa en el tiempo y no se trata de manera adecuada, puede incluso derivar eexcesos-navidad-resaca-dietan problemas médicos serios como la esofagitis (lesión de la mucosa esofágica), las úlceras esofágicas, la hemorragia digestiva y el estrechamiento por cicatrización de las lesiones provocadas por el reflujo que puede derivar en impactación de los alimentos, etc.
  • Gastritis: La gastritis aguda o crónica es una inflamación de la mucosa gástrica que, como el reflujo gastroesofágico, se ve favorecida por los factores descritos anteriormente. Las molestias típicas son lo que conocemos como dispepsia y engloban el discomfort y/o el ardor abdominal superior, la sensación de digestión pesada y plenitud gástrica. Los tóxicos y las infecciones pueden incrementar esta inflamación, produciendo incluso en ocasiones erosiones o ulceraciones con sus complicaciones. No obstante, no debemos olvidar otras patologías digestivas como los problemas biliares tipo cólicos por litiasis vesiculares, pancreatitis y gastroenteritis, tanto infecciosa como toxicoalimentaria.

Algunas tradiciones Navideñas saludables 

Los expertos de la fundación Española del Corazón (FEC) afirman que también hay maneras cardiosaludables de celebrar la Navidad, sin necesidad de abusar del alcohol y las grasas. Recuerdan que en países europeos como Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Finlandia, Italia e incluso España, todavía se conservan tradiciones navideñas que se consideran saludables para festejar estas fechas tan señaladas.

En Austria tienen la sana costumbre de despedir el año a ritmo de vals; en Bélgica es tradicional practicar deporte; en Bulgaria la cena de Nochevieja contiene nueve platos diferentes, en los que están prohibidos ingredientes como la carne, las grasas o los lácteos.

En España, las doce uvas, que favorecen el flujo sanguíneo y protegen contra el colesterol, ponen el broche saludable a la última cena del año; en Finlandia visitan la sauna el día de Nochebuena para eliminar toxinas antes de la cena; y en Italia es tradicional tomarse unas cucharadas de lentejas en Nochevieja, un alimento rico en vitamina B9, que reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Otra bonita y antigua tradición navideña (datada de 1890) la encontramos en Croacia, donde el árbol típico de la Navidad se decora con frutas, nueces y almendras, como símbolo de la fuerza de la vida en contraste a las características de la naturaleza durante el invierno, que después se consumen.

fruit-christmas-centerpiece_04

Alimentos que deberíamos evitar

  • Azúcares: Las múltiples reuniones con familia y amigos hacen que aumentemos el consumo de refrescos azucarados, polvorones, chocolates, turrones y demás dulces navideños. Un consumo excesivo de azúcares en la dieta, ya sea de forma directa o a través de alimentos que los contienen, no sólo tiene como consecuencia el aumento de peso, sino que puede afectar a nuestra salud disminuyendo nuestro nivel de minerales como la vitamina B1, B2 y B5, ya que para su metabolización se utilizan una gran cantidad de estos; aumentando el nivel de triglicéridos y su acumulación, pudiendo provocar enfermedades cardiovasculares; incrementando los niveles de glucosa en sangre y aumentando la posibilidad de sufrir enfermedades dentales y bucales como son las caries.
  • Grasas no saludables: Los principales problemas causados por un consumo excesivo de grasas no saludables tales como las trans o las saturadas son el aumento de peso, llevando al cuerpo a tener sobrepeso o obesidad. Pero además, existen numerosos problemas asociados a la obesidad, entre ellos la enfermedad coronaria, diabetes, hipertensión, colesterol y enfermedades articulares y respiratorias. Un consumo elevado de grasas saturadas aumenta el riesgo de aterosclerosis, infartos y accidentes cerebrovasculares.
  • Alcohol: En estas fechas navideñas, es habitual que comamos y bebamos más, sin embargo conviene tener en cuenta que un exceso en el consumo de alcohol puede ocasionar problemas de sueño y en el sistema nervioso, puede provocar o exacerbar patologías digestivas como las comentadas anteriormente, hace que disminuya la vitamina del grupo B y estimula la producción de insulina, que por si sólo sería algo positivo ya que ayuda a diminuir los niveles de azúcar en sangre, pero que sumado a un exceso de alcohol puede provocar temblores o mareos.

Recomendaciones para prevenir los excesos navideños

  1. Compensa los excesos: Los días en los que se tenga una comida contundente a mediodía compensar con una cena ligera, a base de verduras y/o fruta. Si es al contrario, el plato del mediodía deberá ser ligero y diurético, como podría ser un plato de espárragos o espinacas.
  2. No beber demasiado alcohol: El alcohol aporta una gran cantidad de calorías vacías que no saca ningún provecho. Seguir una recomendación de que por cada copa de vino se beba un vaso de agua, así eliminamos más rápido el alcohol y evitamos la sensación de hinchazón al día siguiente.
  3. Beber zumos y batidos verdes e infusiones: Para poder depurar nuestro organismo después de estos días tan copiosos, tomar un zumo o batido verde en algún momento del día ayudará a nuestro cuerpo a depurarse o tomando después de las comidas una infusión en vez de café. Y si vas a tomar café, recuerda poner 4 gotitas de PuripHy por tacita, para compensar el exceso de acidez que éste produce.
  4. Realizar ejercicio físico: Es recomendable realizarlo tanto los días previos a las cenas y comidas como justo después o el día siguiente de ellas, ya que de esta forma quemaremos las calorías consumidas que nuestro cuerpo no ha utilizado.
  5. Menús más saludables: Los típicos menús navideños vienen cargados de alimentos y platos acidificantes, en grandes cantidades y muy pesados para nuestro sistema digestivo, por lo que optar por menús más ligeros y saludables a base de verduras y vegetales, dándoles un toque «gourmet» son la mejor opción para estos días. (No te pierdas el showcooking «Menús alcalinizantes de invierno» que ofrecimos en BioCultura)  
  6. Comer alimentos de temporada: Una buena opción para preparar los menús de estos días es sirviéndonos de los alimentos saludables de temporada. Por ello, sería interesante crear recetas aportándole fruta de temporada como es la granada, la naranja o el kiwi, ricos en antioxidantes y vitamina C; o aportándoles verduras de invierno, como es la alcachofa o la berenjena, diuréticas y con altos contenidos en minerales naturales.
  7. Controlar las cantidades: Estas comidas no vienen solas, en muchas ocasiones estas comidas se empiezan con canapés, tapas, etc. y tendemos a comer bastantes de ellos, por lo que ser precavidos y controlar los tiempos y las cantidades de los platos es primordial para no saciarnos de golpe.
  8. Consumir los dulces justos: Como no, todas estas comidas terminan con un gran surtido de dulces y negarnos a comerlos sería un pecado, por lo que gestionar bien su consumo y hacerlo con moderación es primordial para no saturar el sistema digestivo.

¡ALKALINE CARE os desea FELICES FIESTAS!

DESPUeS-DE-LOS-EXCESOS-NAVIDEnOS-CoMO-COMPENSAR

Alkaline Care App


Referencias:

– La Milagrosa Dieta del pH para la Diabetes (Robert O. Young, 2015, Editorial Obelisco)

– Las tradiciones navideñas más cardiosaludables (Webconsultas, 2003): http://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/dieta-equilibrada/las-tradiciones-navidenas-mas-cardiosaludables-12723

– Los problemas gástricos derivados de los excesos navideños (Dra. Saioa Rubio Iturra, 2010): http://www.zonahospitalaria.com/los-problemas-gastricos-derivados-de-los-excesos-navidenos/
La Navidad es para disfrutarla. Cómo controlar los Excesos Navideños (Delia Barrio, 2013): http://www.cienporciennatural.com/consumidores/articulos/la-navidad-es-para-disfrutarla?PHPSESSID=jep3ms5go2497vrp3778n2o1t0
Mis 8 hábitos para desintozicarme de los excesos navideños (Patricia Montero, 2015): http://www.mujerhoy.com/blogs/patricia-montero-fitness-belleza/habitos-para-desintoxicarse-excesos-848598012015
Evita los excesos navideños, cuida tu salud (Otros autores, 2011): http://medicablogs.diariomedico.com/normapernett/?p=3768

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *