La leche no protege los huesos contra las fracturas según un estudio llevado a cabo durante 20 años en 60.000 mujeres

Cada vez es más frecuente escuchar que a alguien de nuestro entorno le han diagnosticado intolerancia a la lactosa. En concreto, el 80% de la humanidad es intolerante a la lactosa y en España un 34%. En ocasiones el diagnóstico se produce tras no pocas molestias durante meses o inclusos años.

Éste es el caso de Oriol Sans, presidente y fundador de ADILAC (Asociación de Intolerantes a la Lactosa). En una entrevista publicada en 2014 por La Vanguardia confiesa haber padecido multitud de efectos adversos por consumir leche de origen animal o cualquier producto de entre la extensa variedad que insospechadamente contienen lactosa como:
embutidos, alimentos procesados, platos precocinados, bollería industrial, bebidas alcohólicas o incluso medicamentos.

malestar estomacalEntre los trastornos producidos por esta intolerancia se encuentran: diarreas, flatulencias, retortijones, rinitis, conjuntivitis, erupciones, alergia, principio de asma, fatiga, artritis en la rodilla y otros muchos.

En este extracto de la entrevista, Oriol Sans se explica de una forma sencilla y despeja las dudas sobre la falsa creencia sobre la necesidad de beber leche de origen animal y sus alternativas:

 ¿Qué es la lactosa?

El azúcar de la leche, unión de una molécula de glucosa y otra de galactosa.

A mucha gente le sienta bien.

Su intestino delgado segrega la enzima lactasa: descompone la lactosa. Y, ya separadas, glucosa y galactosa sonleche almendras digeribles. Si no, no.

Y usted carece de la enzima lactasa.

Y la lactosa llega al intestino grueso, incapaz de asimilarla. Y la rechaza: diarreas, retortijones, gases, distensión abdominal…

 […]

¿Cómo incorpora calcio a su dieta?

¡La almendra cruda lleva el doble de calcio que la leche! Y frutos secos, brócoli, verduras… Los países que más leche beben ¡son los que más osteoporosis padecen! No la padecen en África y Asia, que no beben leche.

[…]

 Pero al nacer mamamos…

Como todos los mamíferos, de bebés segregamos la enzima lactasa…, que vamos perdiendo al crecer. Todos los mamíferos se destetan ¡y todos dejan de beber leche!

En cuanto al último punto de la entrevista, cabe destacar las diferencias entre la leche materna y la leche de vaca, la primera está compuesta por un  80% de  Alfa albuminas y un 20% de Beta caseína  (distintos tipos de proteína) y la segunda se compone de un 80% de Alfa caseína y un 20% de  Beta albúminas. La caseína contenida en la leche de vaca es la alfa caseína causante de muchas alergias, sin embargo la tipología contenida en la leche humana es la beta caseína, que es perfectamente asimilable por el organismo.

No sólo las personas intolerantes a la lactosa pueden verse afectadas por consecuencias negativas de consumir leche ya que, contrariamente a la creencia comúnmente extendida que aporta calcio para el fortalecimiento de los huesos, no solo no previene las fracturas óseas, sino que en realidad puede contribuir a una mayor tasa de mortalidad, especialmente entre las mujeres, advierten científicos suecos.

Durante 11 años, investigadores suecos monitorearon los hábitos alimenticios de más de 45.000 hombres y durante 20 años de unas 60.000 mujeres y descubrieron que el consumo de tres vasos diarios de leche no solo no protege los huesos contra las fracturas, sino que incluso hace aumentar el riesgo de muerte prematura, revela un nuevo estudio publicado en la revista ‘British Medical Journal’.

Se señala que los efectos más pronunciados se registraron en las mujeres: el consumo excesivo de leche multiplicaba casi por dos las probabilidades de morir a causa de enfermedades del corazón y hacía aumentar el riesgo de sufrir fracturas de cadera. Los autores del estudio suponen que la galactosa, un azúcar simple que es uno de los componentes básicos de la leche, provoca una respuesta inflamatoria que hace que los huesos sean más frágiles.

Durante la investigación los científicos intentaron tener en cuenta cualquier otro factor que pudiera afectar negativamente la salud de los voluntarios, como el tabaquismo, el índice de masa corporal, la dieta y el ejercicio, el uso de suplementos dietéticos, etc.

Por úestudio de chinaltimo, en el libro “El Estudio de China” se recogen las conclusiones del mayor estudio sobre nutrición llevado a cabo durante más de dos décadas por T. Colin Campbell, profesor emérito de Bioquímica Nutritiva de la Universidad Cornell, junto con su hijo Thomas M. Campbell II. En este estudio se reflejan los efectos que la alimentación, en especial el consumo de proteínas animales, tiene sobre la salud.

Las leches vegetales, se han convertido cada vez en mayor número, el sustituto habitual para aquellas personas intolerantes a la lactosa o que simplemente no desean consumir leche de origen animal. Si te animas por ejemplo a iniciarte con una bebida natural de almendras preparada en casa, hazlo siguiendo el paso a paso de la siguiente vídeo receta:

 

One Comment on “La leche no protege los huesos contra las fracturas según un estudio llevado a cabo durante 20 años en 60.000 mujeres”

  1. Hola, hace ya algunos años que vengo informándome sobre este asunto del consumo de leche animal por los seres humanos, y este artículo que han publicado uds. viene a corroborar una vez más, que la leche animal no es buena para el organismo humano, sino todo lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *