Como hacer la transición de una alimentación normal a una alcalina, mi experiencia personal. Primera parte – beneficios generales

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando uno quiere realizar un cambio de estilo de vida, es que se debe realizar de forma progresiva. Y es que no estamos hablando de hacer una dieta, de esas que duran 3 meses y pierdes 10 kilos, que luego obviamente recuperas. Estamos hablando de un cambio duradero en la alimentación, uno de los pilares básicos desde el que se desarrolla nuestra vida.

Inicialmente mi alimentación estaba fundamentada en los principios que socialmente están más aceptados, es decir comer de todo y no tener demasiado en cuenta si lo que estoy ingiriendo me aporta más o menos nutrientes y energía. En mi caso concreto esta transición ha durado un par de años y los resultados son tan evidentes, que ahora mismo no sería capaz de volver a alimentarme de otra manera. Ha mejorado de forma muy notable mi salud, mi energía y mi claridad mental.

En este post me voy a centrar en describir cuales  han sido los cambios positivos que he notado desde que mi dieta se basa en los principios de la alkalinidad. En posteriores artículos entraré en detalles de cómo adecuar la dieta de forma progresiva y los cambios que vamos a ir notando a medida que avancemos en el proceso.

El cambio más inmediato que uno nota cuando inicia el camino hacia un cambio de alimentación más saludable y en el caso de la alimentación alkalina especialmente, es un incremento de la energía a nivel general. No solo es que uno se levante menos cansado, si no que los niveles de energía durante el día son más estables y llego al final de la jornada mucho mejor que antes.

Respecto a la salud ha mejorado mucho el funcionamiento de mi sistema inmunitario, concretamente me ayudó a salir de una enfermedad bastante seria y ha disminuido mucho la intensidad y la frecuencia en la que me resfrió en invierno. En cuanto a los cambios de estación ha sido una bendición, ya que sufría de una rinitis alérgica bastante molesta y aunque los síntomas aún no han desaparecido por completo, han remitido tanto que ya no tomo medicamentos para mitigarla.

Otro cambio que se da relacionado con la salud, es el equilibrio en el peso. En mi caso he perdido más de 12 Kg desde que comencé a alimentarme adecuadamente. Evidentemente el tema de la pérdida de peso influye en las otras áreas, como en la mejora del nivel energético y el funcionamiento metabólico en general. No es lo mismo para el corazón bombear sangre a un cuerpo que pesa 12 kg. menos. Lo interesante de este punto, es que como la pérdida de peso ha sido progresiva y el cambio de alimentación es sostenible en el tiempo, se tiende a estabilizar en valores ideales con el paso de los meses.

La claridad mental es algo que al principio sorprende. No es solo que uno piense mejor, si no que tiene la sensación de que la mente procesa mucho más rápido. Esto tiene una correlación directa con la energía que tiene que invertir nuestro cuerpo, para procesar los alimentos y la energía potencial que obtiene a cambio de ingerirlos.

Cuando comemos de forma inadecuada, se producen digestiones mucho más pesadas y lentas, que además aportan menos al cuerpo. Cuando estamos realizando este tipo de digestión de los alimentos, buena parte del flujo sanguíneo va a parar al sistema digestivo, con lo que notamos como se enlentece y en algunos casos se nubla nuestra mente. Si en cambio los alimentos que comemos son los adecuados, el cuerpo necesita menos recursos para procesarlos y obtiene mucho más a cambio, en menos tiempo. Por lo tanto nuestra capacidad para pensar, se ve en cierto modo aligerada.

Es fundamental tener en cuenta que cuando decidimos realizar un cambio hacia una alimentación alkalina, hay complementos que nos pueden ayudar a acelerar y facilitar el proceso. Entre ellos destacar los Greens , las pHour Salts, los aceites Omega 3-6-9 en cuanto a la alimentación y el pHurify para tomar agua alkalina.

En el próximo post explicaré como podemos realizar esa transición en la forma de alimentarnos con ejemplos prácticos y como utilizar los complementos alimenticios antes citados para acelerar y potenciar el proceso.