El cuerpo humano es un organismo de agua

Las fluctuaciones de fluidos afectan al volumen de sangre y niveles de hidratación intracelular. Esto puede suponer una amenaza para la vida. Cuando la cantidad de fluido en los distintos compartimentos celulares se mantiene relativamente constante, se da un intercambio de solutos (sustancias disueltas) y agua entre compartimentos para mantener su composición única. Los individuos con más tejido graso corporal tienen proporcionalmente menos agua en total y son por lo tanto, más susceptibles de sufrir desequilibrios en sus fluidos y padecer deshidratación. agua-en-el-cuerpo

El porcentaje total de agua disminuye con la edad, dando como resultado una hidratación celular inadecuada. Más crítico aún, es el descenso en la proporción de hidratación intracelular. La proporción normal a nivel intracelular es de un 60% y a nivel extracelular es de un 40%. La razón por la cual esta proporción varía es debida en parte a un aumento del tejido graso junto con una disminución de la masa muscular, y una menor habilidad por parte del cuerpo para regular el equilibrio del agua y el sodio.

Con los años, la función renal se vuelve menos eficiente a la hora de producir orina y reacciona conservando sodio, debilitando los riñones. El cuerpo debe mantener constantemente su estado correcto de hidratación. Debido a que éste pierde unos dos litros de agua al día aproximadamente solo con sus funciones orgánicas normales, esta agua debe ser repuesta.

Hay dos razones principales por las cuales el cuerpo debe mantener su correcta hidratación con agua de la mejor calidad, contenido y estructura para mantener su homeostasis.

En primer lugar, el agua que introducimos en nuestro cuerpo debe ser capaz de prevenir la acumulación y efecto destructivo de toxinas ácidas y sustancias químicas en las células. El agua debe aportar todos los minerales y nutrientes requeridos para el correcto metabolismo celular y a la vez,  debe eliminar cualquier sustancia ácida que pueda dañar la célula.  También debe proteger las membranas celulares de cualquier daño e invasión.

En segundo lugar, ya que el agua está involucrada en cualquier función del organismo, debe actuar como un conductor de la actividad electroquímica, como la neurotransmisión,  transportando el agua suavemente y efectivamente de una célula nerviosa a otra. Dentro del cuerpo el movimiento del agua entre las células (fluido extracelular) está generado por osmosis. Esto es agua-en-el-cuerpogenerado por fuerzas magnéticas que mantienen el movimiento en equilibrio. A medida que el agua fluye, los cambios en la presión generan movimiento a través de las membranas celulares. Cualquier cambio en la presión hará que las proteínas, minerales y otros nutrientes transportados por la sangre se escapen a espacios entre vasos sanguíneos privando a las células de sus necesidades vitales para sostener la vida. Cuando el agua alcalina en la sangre se contamina con químicos ácidos penetra dentro de la célula cambiando su estructura, que a su vez puede conducir a cambios en el ADN (pleomorfimo). Este es el comienzo del proceso de malestar y enfermedad que es muy similar al proceso de envejecimiento.

3 Comments on “El cuerpo humano es un organismo de agua”

  1. Hola mi nombre es isidro y radico en California, Estados Unidos. Me gustaria saver si en un futuro venderan su producto de alkalinecare aqui en U.S.A.eh leido acerca de sus productos y se me acen muy interesantes…

    1. Hola Isidro, por el momento no vamos a vender nuestros productos en US, no obstante, puedes encontrarlos en The pH Miracle Center de la mano del Dr. Robert O. Young. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *