Ejercicio físico acidificante y alcalinizante

Nota: en esta ocasión transcribimos dos páginas del libro del Dr. Robert O. Young, La Milagrosa dieta del pH sobre las diferencias entre el ejercicio que alcaliniza y depura el organismo y el que lo acidifica. Sus términos técnicos son el ejercicio anaeróbico y el aeróbico, el que genera deficiencia de oxígeno y el que lo aumenta, respectivamente.

El ejercicio te permite respirar y sudar. Hace posible que tu sistema linfático bombee y, al hacerlo, supone un componente inestimable del hecho de volverse y mantenerse alcalino. Eso se debe a que el poder del ejercicio para limpiar tu organismo, eliminando ácidos y todo tipo de toxinas, es tan importante como tu capacidad de incrementar tu fortaleza física y potenciar tu flexibilidad. Tiene tanta importancia como los beneficios cardiovasculares y el apoyo a los huesos y a las articulaciones, la eliminación del estrés y la estabilización del estado de humor. Es tan importante eliminar los ácidos del organismo como potenciar el metabolismo o mejorar la presión sanguínea y los niveles de los triglicéridos y de la insulina.

Esa es la razón por la cual hemos incluido un plan de ejercicios como parte integral de este tratamiento. El asunto clave es hacer ejercicio; pero también tienes que asegurarse de que se trate del tipo y de la cantidad correctos de ejercicio. Demasiado poco, una cantidad excesiva o un tipo inadecuado de ejercicio y lo que conseguirás será volverte más ácido.

Quiere a tu sistema linfático.

sistema-linfáticoPuedes quemar calorías con prácticamente cualquier tipo de ejercicio, pero quemar calorías no es lo más importante del ejercicio, sino sudar. La transpiración elimina ácidos de tu organismo a través de los poros de la piel (¡tenemos unos quinientos por centímetro cuadrado!). De hecho, el sudor es una de las principales maneras que tiene tu cuerpo de eliminar ácidos. Mover tu cuerpo lo suficiente como para hacerlo sudar hace que el sistema linfático bombee, cosa que sirve para eliminar toxinas y productos de desecho ácidos de los tejidos corporales y hacerlos salir a través de la piel. El sudor hace que tus poros se abran, lo que permite que los ácidos líquidos y gaseosos puedan pasar a través de ellos. Si estás haciendo ejercicio suficiente como para sudar, también estarás haciendo ejercicio para incrementar tu respiración, que es otra forma clave mediante la cual se expulsan los ácidos y las toxinas (en forma gaseosa).

El sistema linfático es un sistema circulatorio secundario que discurre paralelo al sistema cardiovascular, y que está compuesto por una red de ganglios linfáticos, capilares y vasos que transportan un líquido claro y alcalino llamado linfa. (El bazo, el timo, el apéndice, las amígdalas y la médula ósea también contienen tejido linfático). Tu objetivo consiste en retirar los fluidos de los tejidos para devolverlos a la sangre, y eliminar los ácidos, los desechos, las bacterias y otras toxinas expulsándolos del organismo. La linfa también suministra nutrientes a las células y ayuda al intercambio de oxígeno y de dióxido de carbono. El sistema linfático respalda al sistema inmunitario, desplazando a los glóbulos blancos por todo el organismo.

Tenemos vasos linfáticos prácticamente en cualquier lugar en el que disponemos de vasos sanguíneos. Están recubiertos por una pared fina y lisa de músculo. Hay cientos de ganglios linfáticos diseminados a lo largo de estos vasos, con una especial densidad en el cuello, las axilas y las ingles. La linfa se desplaza a lo largo de los vasos linfáticos hacia los ganglios linfáticos para ser filtrada, pero no dispone de una bomba incorporada del mismo modo que sucede en el sistema circulatorio (tu corazón), por lo que necesita cambios de presión para estimular el flujo de la linfa.

Esos cambios de presión se dan gracias a la respiración profunda y a la actividad muscular. En otras palabras: el ejercicio es esencial para activar el sistema linfático, y debes bombearlo para conseguir que tu cuerpo sea alcalino (y para mantenerlo así). Si el flujo de la linfa se ralentiza o se estanca, tendrás una mala circulación, y el oxígeno fresco y el combustible no podrán llegar a las células.

Las propias células se bañarán en unos fluidos ácidos (y no alcalinos): fluidos que puede que contengan toxinas y sustancias de desecho, ya que el sistema linfático no funciona bien para eliminarlos. Tu organismo no trabajará de forma tan eficaz y advertirás que no dispones de energía. Padecerás dolor sistémico y/o localizado debido a la acumulación de ácido. Retendrás líquidos: una de las estrategias de tu cuerpo para neutralizar el ácido, y estarás completamente expuesto a las enfermedades degenerativas.

Éstos son los efectos de amplio alcance de la falta de ejercicio y de un sistema linfático que no obtenga un «bombeo» adecuado. Los alimentos ácidos, el azúcar y las sustancias químicas tóxicas también provocan problemas linfáticos. Los productos de desecho ácidos debidos a las reacciones químicas que se producen en las células, los ocasionados por la destrucción de los tejidos y las células, y cualquier subproducto ácido que no pueda eliminarse por el torrente sanguíneo pueden bloquear tu sistema linfático. Las cuestiones emocionales y psicológicas también pueden tener un efecto (véase el capítulo 14). La ira no controlada, el estrés, la fatiga o un trastorno emocional pueden ralentizar al sistema linfático.

Escoge el ejercicio aeróbico

deporte2El tipo o la cantidad incorrectos de ejercicio pueden, de hecho, bloquear el sistema linfático. La falta de ejercicio aeróbico regular tiene ese efecto, y lo mismo sucede con el exceso de ejercicio. El ejercicio anaeróbico (más adelante se comentará) también supone un problema. Lo que necesitas es ejercicio aeróbico en cantidades moderadas. El ejercicio aeróbico es cualquier ejercicio que incremente la utilización y el flujo del oxígeno en el organismo (aeróbico significa, literalmente, «con oxígeno»). El incremento de la demanda de oxígeno es lo que provoca ese conocido aumento del ritmo cardíaco y de la respiración.

Muchos tipos de ejercicio son aeróbicos. El hecho de que un ejercicio concreto sea o no aeróbico depende de la forma en la que se lleve a cabo. Generalmente, el ejercicio aeróbico es un ejercicio de una intensidad moderada llevado a cabo durante un período de tiempo relativamente largo. ¿El jogging dando varias vueltas a una pista a un ritmo razonable?: aeróbico. ¿El jogging a un ritmo tan intenso que no puedas ni siquiera mantener una breve conversación con tu compañero de carreras?: anaeróbico.

Ejercicio anaeróbico

deporteEl ejercicio que hace que el organismo incurra en una falta de oxígeno (ejercicio anaeróbico o «sin oxígeno») bloquea el sistema linfático y hará que el cuerpo se vuelva más ácido. Lo que permite que el organismo lleve a cabo cualquier movimiento es el potencial eléctrico o los electrones libres que toda célula del organismo necesita para funcionar adecuadamente. Recargamos nuestro cuerpo con alimentos alcalinos ricos en electrones, bebidas y sol. Sin estos electrones no podríamos hacer ningún tipo de ejercicio en absoluto. Cuando los electrones se consumen para obtener energía, esto da lugar a subproductos ácidos, que varían un poco, dependiendo de la fuente de alimento o de bebida de la cual estemos obteniendo nuestro potencial eléctrico o nuestros electrones. Mientras el cuerpo esté utilizando suficiente oxígeno, el dióxido de carbono (un ácido menos tóxico) se eliminará a través de los pulmones mientras el organismo extrae energía mediante la respiración; pero sin una cantidad suficiente de oxígeno (en condiciones anaeróbicas), el proceso metabólico pasa de la respiración a la fermentación, y se genera más ácido láctico, que es expulsado hacia los tejidos.

El ejemplo clásico de ejercicio anaeróbico es el levantamiento de pesas (especialmente si tiende a aguantar la respiración); pero en cualquier momento en el que estemos haciendo ejercicio hasta el punto en que estemos jadeando para obtener oxígeno estaremos realizando un ejercicio anaeróbico (incluso aunque se trate de un tipo de ejercicio que creamos que es aeróbico). ¿El ciclismo?: generalmente es aeróbico. ¿Hacer ciclismo ascendiendo pendientes largas y pronunciadas?: anaeróbico. En cualquier ocasión en la que practiques cualquier tipo de ejercicio hasta quedar exhausto, habrás cruzado la línea y habrás pasado a realizar un ejercicio anaeróbico. Es decir: en cualquier momento en el que te sientas exhausto y percibas irritación (agujetas) o dolor en tus músculos, es la falta de oxígeno la que está poniéndose de manifiesto.

El agotamiento debido al ejercicio puede ser un fenómeno que afecte a todo el cuerpo o darse sólo en un músculo o grupo de músculos concretos. Cuando sientas esa sensación de quemazón en tus músculos estarás realizando un ejercicio excesivo. Tus músculos están exhaustos y no están obteniendo suficiente oxígeno. Un agotamiento más grave debido al ejercicio puede provocarte opresión en la garganta, una reducción de la visión periférica, mareos o vértigo y, en casos extremos, puede hacer que te sientas débil, desfallecido o casi a punto de desmayarte. Ciertos tipos de ejercicio pueden ser muy agotadores si no se realizan de forma correcta, y deberías ser especialmente consciente de evitar el agotamiento al correr o nadar largas distancias, con el levantamiento de pesas practicado de forma intensa y al realizar ciclismo, ya que de lo contrario te volverás más ácido, en lugar de alcalino.

Para más información sobre el ejercicio que alcaliniza el cuerpo y la dieta alcalina, recomendamos el libro del Dr. Robert O. Young, La Milagrosa dieta del pH. Extracto del libro páginas 279-282.

Para deportistas, recomendamos nuestras barritas energéticas alcalinas, más información…

 

3 Comments on “Ejercicio físico acidificante y alcalinizante”

  1. Qué consejos le dariais a un ciclista que corre el tour de Francia, ¿qué deberia hacer antes y despues de las etapas?, ¿teneis constancia de que algun corredor mediatico realice la dieta de Ph?.

    1. Gracias por tu interés. En cuanto a tus preguntas aquí nuestras sugerencias.

      Estos consejos son aplicables tanto para ciclistas como para cualquier deportista de alto rendimiento. Lo importante a tener en cuenta para tener un buen rendimiento y evitar las lesiones, es mantener los tejidos oxigenados a través de la sangre y elevar el nivel de hematocritos (la parte sólida de la sangre, donde están los glóbulos rojos, plaquetas, glóbulos blancos, etc.) de forma natural, sin recurrir a sustancias químicas o medidas drásticas (como transfusiones).

      Para ello es fundamental estar correctamente hidratado y darle al cuerpo los nutrientes que precisa para funcionar óptimamente.

      En primer lugar, se recomienda beber al menos entre 3 y 4 libros de agua al día. Es fundamental que esta agua tenga un pH como mínimo de 9.5, agua alcalina, y que, a ser posible, esté ionizada con un potencial de reducción oxidación (REDOX) cómo mínimo negativo. El agua alcalina ionizada tiene una carga eléctrica elevada la cual la hace infinitamente más hidratante, penetrando mejor en los tejidos y células. Es, además, un eliminador del ácido láctico generado y acumulado en los tejidos y músculos por los deportistas. Se evita así la acidosis excesiva, característica del exceso de deporte y la azotemia (cuando hay un exceso de deporte, se precipitan demasiadas proteínas y puede ser contraproducente). Para conseguir este tipo de agua, lo ideal sería a través de una máquina ionizadora, y si no es posible, a través de la jarra para alcalinizar e ionizar y con las gotas de pH.

      Si además, queremos conseguir la mejor bebida isotónica natural que contenga los electrolitos necesarios, lo ideal sería añadirle los minerales adecuados, siendo los más importantes, el sodio, potasio, calcio y el magnesio. Estos minerales se encuentran por ejemplo, en el suplemento pHour Salts. De esta manera, aseguramos el alto rendimiento a lo largo de todo el ejercicio físico y reponemos los que se eliminan a través del sudor.

      En segundo lugar, también recomendamos los llamados superalimentos verdes por sus grandes propiedades nutritivas, siendo muy ricos en clorofila y sobre todo porque mantienen el diseño alcalino del organismo. Entre ellos sugerimos los pH Greens, los Doc Brocs, la maca en polvo y las vayas de caco puro (muy energetizantes). También los Omega 3,6 y 9, especialmente el aceite del lino por ser muy rico en omega 3, que entre otras cosas ayuda a evitar que la sangre se coagule, protegiendo las membranas celulares, las articulaciones, y ayudando al buen funcionamiento del sistema circulatorio.

      En tercer lugar, lo esencial es lo que se come de modo que una dieta alcalina (sin carne, azúcar, lácteos y sus derivados) sería lo más recomendable. Pero sobre todo, recomendamos especialmente tomar al menos de 1 a 2 litros de batidos verdes, hechos por uno mismo en casa. Por ejemplo, un batido de espinacas crudas, con apio, perejil y plátano o espinacas, brócoli, espárrago y piña. Recomendamos el libro Bebidas alcalinizantes para más información al respecto.

      Los batidos verdes son muy importantes porque son un alimento vivo, ya que contiene todos los minerales, los encimas, aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita para crear sus proteínas. Además, éstos son muy ricos en clorofila (por la hoja verde), la cual va a oxigenar, revitalizar y regenerar los tejidos. Es importante tener en cuenta que la clorofila es un regenerador de sangre, el mayor antianémico que existe, debido a su composición molecular, similar a la hemoglobina con un centro de magnesio en vez de hierro. Si queremos ponerle la guinda al pastel, podemos añadir gotas de pH para alcalinizar y clorofila líquida concentrada al batido. Con estos podríamos competir casi con superman…

      Específicamente en cuanto a tu pregunta, sobre el antes y después, se puede tomar todo lo mencionado, tanto antes como después, no obstante, durante el ejercicio, recomendamos beber agua mineralizada son los pHour Salts (ver el post publicado recientemente), alcalina, a la cual le podemos añadir algún superalimento como los pH Greens o Brocs, y/o la clorofila líquida.

      Sobre si conocemos algún ciclista mediático que conozca y practique la dieta alcalina, por el momento no. Pero seguro que los hay.

      Atte.

      Gogo Bela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *